10 días en Senegal. Día 8: segundo día en Djibonker

Llevaba una semana en Senegal pero tenía la sensación de que había pasado mucho más tiempo. Mi viaje acababa de comenzar. Miraba hacia delante y me ilusionaba pensar en el mucho tiempo que quedaba para volver a casa. Si en siete días había vivido tantas cosas, ¿qué podían depararme más de cinco semanas en aquel lugar? No llegué a conocer la respuesta. El octavo día fue el verdadero final de la aventura. Un final tan brusco e inesperado que todavía duele recordarlo.

Nos levantamos temprano para ir a comprar un par de cosas que necesitábamos en el mercado más grande de Ziguinchor. Principalmente eran piezas de recambio para la moto de Amédé, que estaba esperándonos en Oussouye, donde vivía parte de la familia de mi amigo y donde habíamos alquilado una casa en la que pasar el resto de nuestra estancia en Casamance. Claude, un primo de Amédé, se ofreció a llevar en coche nuestras maletas hasta Oussouye y así nosotros podríamos pasar otro día en Djibonker. Me despedí de Ziguinchor (debajo podéis ver un vídeo de mis rutas en coche por la ciudad) pensando que pasarían semanas hasta que volviera a visitar la ciudad. Volvía a estar equivocado.

Cogimos la moto y pusimos rumbo hacia Djibonker. De nuevo quedé absorto por la belleza del paisaje, los árboles a lado y lado de la carretera, la gente vendiendo fruta y pescado fresco en los márgenes, los pueblos enclavados entre la vegetación… De hecho, Amédé paró la moto y estuvimos un buen rato quietos en medio de la nada, disfrutando de aquella exuberancia natural y de aquella tranquilidad tan simple que sólo se encuentra en algunos rincones del planeta. Cerca de donde paramos vimos un letrero en el que ponía que allí, entrando por un sendero hacia la orilla del río, había un criadero de cocodrilos. Decidimos que lo visitaríamos en unos días, cuando ya nos hubiéramos instalado en Oussouye.

carretera hacia djibonker2 carretera hacia djibonker

Cruzamos Brin y llegamos a Djibonker. Sentado debajo del gran árbol de mango estaba mi nuevo amigo Assaye, charlando con Claude, que ya había vuelto de dejar nuestras maletas en Oussouye. Assaye es un tipo encantador de mirada amable y músculos prominentes. Durante mi estancia en Ziguinchor nunca se separó de mí. Siempre me hablaba y me explicaba cómo funcionaban las cosas en el lugar. Él era el primero en cederme un sitio, en ofrecerme algo de beber o que llevarme a la boca. En Djibonker me explicó la historia de su vida. Como no sé si le gustaría que lo contara, baste con decir que no lo ha tenido fácil. Su vida es tan interesante como complicada. Me confesó algunas cosas que yo sabía que no se las explicaba a cualquiera. Eso me hizo darme cuenta de que el cariño que sentía por Assaye era mutuo. Tal vez algún día escriba algo sobre él, con su permiso, o tal vez no. Lo único que puedo decir es algo que quién sepa hablar diola habrá advertido desde el principio. Su nombre, Assaye, significa brujo, hechicero. Por supuesto, no es su verdadero nombre. En realidad se llama Isidore. ¿Por qué le llaman brujo? Es una larga historia…

Hacia el mediodía el tío Filbert, con su pelo blanco y su inseparable boina, se unió a nuestro corrillo y comió con nosotros. Mientras esnifaba un poco de tabaco volvimos a charlar sobre historia. Me dijo que sabía decir una frase en castellano y le animé a recitarla. Se puso en pie, llevándose una mano al corazón y haciendo una floritura con la otra. Tomó aire y soltó con gran teatralidad: “Estoy enamorado de esa cabalina” . Amédé soltó una risotada y Filbert volvió a sentarse con el pecho henchido, como el actor que sabe que acaba de hacer una excelente interpretación.

Al cabo de poco tiempo se sentaron con nosotros todos los ancianos de la familia de Amédé que habían vuelto de hacer compras para el bukut. Con ellos pasé horas hablando de historia. Al principio costaba que me dijeran cosas, pero luego la cerveza y el kayou fueron soltando sus lenguas. Uno de ellos, bajito y flaco, me comentó que era difícil precisar su historia. Me dijo que antiguamente marcaban los árboles y así sabían en qué momento había ocurrida tal o cual evento. Cuando les pregunté por la historia de Djibonker me hablaron de los portugueses, que fueron los primeros europeos en instalarse en la zona. Luego explicaron con orgullo que a finales del siglo XIX no habían sucumbido a la yihad de Fodé Kaba, un marabú musulmán que llegó a controlar gran parte de la zona de Fogny, al norte del río. Luego siguieron hablando de la colonización francesa y, más tarde, de la independencia. Emmanuel, un tío de Amédé, quizás el más lanzado de todos, me dijo que la independencia fue para los pueblos del sur una segunda colonización. Pero como este es un tema peliagudo no tiré de la cuerda y pasamos a hablar de otros asuntos.

Antes de que se pusiera el sol nos despedimos de todos ellos y quedamos en volver a reunirnos para hablar más en profundidad. ¡Tenía tantas preguntas por hacer! Siempre había soñado con sentarme a charlar con un anciano africano y aquel día cumplí ese sueño y no sólo con uno, sino con media docena de ellos.

Cogimos la carretera en dirección a Oussouye. El paisaje era bellísimo. Los arrozales se teñían del anaranjado color del sol poniente. Amédé iba explicándome qué pueblos cruzábamos y quienes vivían en cada lugar. Se nos hizo de noche y la carretera se convirtió en una pista de obstáculos en la que éstos eran animales que habían decidió cruzar de un lado a otro. Había cabras, vacas, cerdos… Amédé los fue esquivando uno a uno. ¿Quién iba a pensar que en una noche oscura como aquella, con una luna menguante, un animal enorme y negro iba a cruzarse en nuestro camino y en el de mis sueños?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

windumanothsite.wordpress.com/

Revista de Género Fantástico

Crossroads

Investigating the unexplored side of multilingualism in Casamance

Postgrads from the Edge

Opinions, about Africa, from Edinburgh

TRIP DOWN MEMORY LANE

Blog sobre Historia del África Negra y diario de viaje

QUAND LE VILLAGE SE REVEILLE

"Quand le village se réveille" est un projet de collecte et de diffusion de traditions et de la culture malienne à travers des images, des audios, des vidéos, et textes et des témoignages des sages: la culture malienne à la portée de tous à travers les TIC.

BodhiRoots

articulando el porvenir en base al pasado

Huellas de Kuma

Blog sobre Historia del África Negra y diario de viaje

Los conflictos silenciados de África

Blog sobre Historia del África Negra y diario de viaje

LitERaFRicAs

Simplemente literatura

wirriyamu

Prêts pour la révolution, la lutte continue!

África no es un país

Blog sobre Historia del África Negra y diario de viaje

Bridges from Bamako

life in a budding West African metropolis

República de Bananas

Blog sobre Historia del África Negra y diario de viaje

Aprender sobre África

Blog sobre Historia del África Negra y diario de viaje

Por fin en África

Blog sobre Historia del África Negra y diario de viaje

Afriteca: la biblioteca de África

Blog sobre Historia del África Negra y diario de viaje

Srkurtz Face & Body Health

Blog sobre Historia del África Negra y diario de viaje

EL ARMARIO DE YAÏVI

Blog sobre Historia del África Negra y diario de viaje

"Amplio mundo mi ciudad"

Blog sobre Historia del África Negra y diario de viaje

A %d blogueros les gusta esto: