Textiles en África Occidental (3): impacto en el desarrollo histórico de la región

A medida que la exportación de esclavos hacia América se expandía desde finales del siglo XVII, África Occidental se convirtió en un importante mercado para los textiles de algodón de la India. El intercambio directo entre textiles y esclavos tuvo, según Inikori, efectos de largo alcance en el crecimiento y desarrollo de la producción de algodón en la región.

En la segunda mitad del siglo XVIII, África Occidental se confirmaba como un importante mercado para los algodones ingleses e indios. En la década de 1770, los algodones indios tenían una clara ventaja sobre los británicos. En las dos últimas décadas del siglo, sin embargo, la industria inglesa, especialmente el sector exportador de Lancashire, adoptó nuevas y revolucionarias tecnologías. A pesar de esto, los algodones indios siguieron expandiendo su presencia en los mercados africanos en la década de 1790. No obstante, Inikori señala que las ganancias cosechadas por los algodones indios en esta década no provocaron un descenso en la demanda de algodones ingleses. Al contrario, los manufactureros de Lancashire no pudieron satisfacer plenamente toda la demanda de los tratantes de esclavos británicos durante este período, seguramente debido a la escasez de trabajadores cualificados para trabajar con la nueva maquinaria.

En la primera del siglo XIX la situación cambió de manera drástica. Las importaciones de algodón indio se incrementaron de unos 4,5 millones de yardas en 1831-1840 a 4,8 en 1841-1850. Por su parte, las importaciones de algodón inglés crecieron de 59,3 millones a 107,7 durante el mismo período. Uno de los factores que explican esto fue la gran reducción de los precios de los algodones británicos.

Inikori considera que esta competencia entre los algodones indios e ingleses ofrece una ventana al análisis del impacto de los textiles importados e intercambiados por esclavos en el desarrollo del la producción textil algodonera en África Occidental entre 1650 y 1850.

Al principio, los algodones indios e ingleses importados tuvieron menos importancia que los tejidos de lino y lana. A finales del siglo XVII y principios del XVIII, estos tejidos habían reemplazado en los mercados de la Gold Coast (actual Ghana) a los tejidos de algodón previamente importados desde Benín, Allada y Costa de Marfil. La pérdida del mercado de la Gold Coast fue dañina para los productores de algodón del norte de Nigeria, que eran los proveedores de los comerciantes de Benín, quienes se encargaban de comerciar con los europeos. Para Inikori,

La pérdida de este importante mercado de larga distancia impidió el progreso hacia una producción proto-industrial de tejidos de algodón a gran escala en esas áreas. Lo mismo puede aplicarse a los productores en Hausaland (norte de Nigeria) y los de la curva del Níger para quienes la Gold Coast había sido un gran mercado de exportación.

Por otro lado, el hecho de que, pese a todas las innovaciones tecnológicas de finales del siglo XVIII (inducidas en parte por la competencia comercial), los algodones ingleses tuvieran que compartir sus mercados con los indios, es una clara indicación de la fuerza competitiva que éstos últimos tenían y que los productores del África Occidental no pudieron igualar. De hecho, no hay ninguna evidencia de que los productores de algodón locales presentaran algún tipo de competencia en los mercados de África Occidental. Un informe de un oficial neerlandés sobre una zona del este del río Volta en 1718 resulta revelador:

Encontré en Quita un gran número de niños y hombres ocupados constantemente hilando algodón en pequeños palos de un pie de longitud. Quise comprar algunos ya que decían que recogían ese algodón para poder mantener a sus hijos. Estaban listos para vendérmelos, pero pidieron no menos de tres series de cowries [molusco utilizado como moneda] por una bola de algodón  que no pesaba más de media libra, lo que hubiera supuesto pagar casi tanto como en casa [Holanda]. Cuando propuse comprar una gran cantidad de unas cien libras por un precio más barato ellos se rieron de mí…Estoy seguro de que si esos negros dieran lo mejor de sí mismo para hacer plantaciones de algodón podrían ganar mucho con ello; pero esta gente piensa sólo en el día a día, y nunca piensan en el mañana.

Para Inikori, esto indica que el algodón no procesado era caro debido al subdesarrollo de la producción comercial de materias primas, más que por una falta de previsión como sugiere el oficial neerlandés. De hecho, el historiador nigeriano considera que en realidad se trataba de un comportamiento económico racional en un contexto de oportunidades de mercado reducidas para el empleo productivo de los recursos. Para él, lo significativo es que no hay menciones a una competencia por parte de los textiles de algodón africano. Lo cual también es cierto en los documentos ingleses.

west africa

The continent and islands of Africa, with all the recents explorations. 1809. Fuente: Institut Cartogràfic de Catalunya

Según el mismo historiador, la importación de textiles a cambio de esclavos se tradujo en un retraso en el desarrollo de la manufactura del textil de algodón en África Occidental durante el período. Las poblaciones del interior, de donde eran sustraídos la mayoría de esclavos, no recibían nada a cambio de las personas que sus comunidades perdían, más allá de la profunda alteración de las estructuras sociales y de la vida cotidiana. Además, las sociedades costeras y del hinterland inmediato pasaron de necesitar a las mencionadas sociedades interiores para proveerse de manufacturas (en particular tejidos de algodón) a perder esta dependencia. Inikori asevera que la mayoría de esclavos exportados entre finales del siglo XVIII y principios del XIX debieron obtenerse a cambio de textiles y otras manufacturas.

Debido a los conflictos socio-políticos engendrados por la violencia inherente a la captura de personas para convertirlas en esclavos, el flujo comercial inter-regional se vio alterado. Esto produjo un aumento en los costes de transacción e hizo que los comerciantes y los funcionarios estatales en las ciudades costeras y de las inmediaciones no pudieran contar con este comercio para proveerse de sus necesidades de subsistencia. Así, una parte de los esclavos capturados eran utilizados para tareas agrícolas que proveyeran el alimento que los comerciantes, el estado o las élites guerreras necesitaban para subsistir. Como señala Iniesta, durante los años de trata las tareas del campo fueron despreciadas por las nuevas élites guerreras y dejadas en manos de mujeres, niños y esclavos. De este modo, las ciudades de la costa y su hinterland inmediato evolucionaron hacia un tipo de economía parasitaria con poca productividad ligada a las sociedades del interior a las que extendían la disrupción y el desorden característico de su actividad violenta.

Por ejemplo, en el interior del país Igbo, en Nigeria, las manufacturas dejaron de fluir hacia la costa y su lugar lo ocuparon los esclavos. De esta forma, la combinación de los efectos de los conflictos socio-políticos y de la pérdida de población llevó a un retroceso en términos de comercio y especialización, del “commercialising process” y del desarrollo y expansión geográfica de la economía de mercado en el norte de Igboland. Todo ello contribuyó a retrasar el desarrollo manufacturero (incluyendo el de textiles de algodón) en el área. Según Inikori, esta experiencia fue compartida por otras grandes áreas de producción de tejidos de algodón en África Occidental durante el período.

Para Inikori, la falta de proto-industrialización en la industria algodonera de África Occidental a mediados del siglo XIX es atribuible en gran parte a la compra de textiles importados a cambio de esclavos entre 1650-1850.

El emirato de Kano, al norte de la actual Nigeria, fue la región que estuvo más cerca de alcanzar este estadio de proto-industrialización. Esto se habría debido a la protección que le ofrecía la distancia respecto a la costa, ya que se encontraba en la sabana interior, y que le permitía desarrollarse lejos del caos del tráfico de esclavos atlántico y del  impacto adverso directo de la importación de textiles. Aún así, nos dice Inikori, el desarrollo industrial de Kano también se vio afectado por la trata de esclavos, ya que fueron perdiendo los mercados a los que antes habían dirigido sus productos.

La conclusión de Inikori a este respecto es clara:

No puede haber dudas de que los textiles asiáticos y europeos importados e intercambiados por cautivos en África Occidental entre 1650 y 1850 inhibieron el crecimiento del comercio, del proceso de comercialización y el crecimiento de la demanda de tejidos de algodón locales.

Con el subsiguiente perjuicio que esto causó en la economía africana. En la próxima (y última) entrada de esta serie sintetizaremos las consecuencias y particularidades de la importación de textiles extranjeros en África Occidental durante el período de trata de esclavos atlántica.

Bibliografía

A. van Dantzig, ed., The Dutch and the Guinea Coast, 1674-1742: A Collection of Documents from the General State Archive at The Hague, Compiled and Translated (Accra: GAAS, 1978).

Boubacar Barry, La Sénégambie Du Xve Au XIX Siècle: Traite Négrière, Islam et Conquête Coloniale (Paris: L’Harmattan, 1988).

Ferran Iniesta, Kuma. Historia Del África Negra (Barcelona: Bellaterra, 2007).

—, Emitai: Estudios de Historia Africana (Barcelona: Bellaterra, 2000).

Joseph E. Inikori, Africans and the Industrial Revolution in England: A Study in International Trade and Economic Development (Cambridge: Cambridge University Press, 2002).

—, “English versus Indian Cotton Textiles: The Impact of Imports on Cotton Textile Production in West Africa,” in How India Clothed the World. The World of South Asian Textiles, 1500-1850, ed. by Giorgio Riello and Roy Tirthankar (Leiden-Boston: Brill, 2009).

Martin A. Klein, Slavery and Colonial Rule in French West Africa (Cambridge University Press, 1998).

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

windumanothsite.wordpress.com/

Revista de Género Fantástico

Crossroads

Investigating the unexplored side of multilingualism in Casamance

Postgrads from the Edge

Opinions, about Africa, from Edinburgh

TRIP DOWN MEMORY LANE

Blog sobre Historia del África Negra y diario de viaje

QUAND LE VILLAGE SE REVEILLE

"Quand le village se réveille" est un projet de collecte et de diffusion de traditions et de la culture malienne à travers des images, des audios, des vidéos, et textes et des témoignages des sages: la culture malienne à la portée de tous à travers les TIC.

BodhiRoots

articulando el porvenir en base al pasado

Huellas de Kuma

Blog sobre Historia del África Negra y diario de viaje

Los conflictos silenciados de África

Blog sobre Historia del África Negra y diario de viaje

LitERaFRicAs

Simplemente literatura

wirriyamu

Prêts pour la révolution, la lutte continue!

África no es un país

Blog sobre Historia del África Negra y diario de viaje

Bridges from Bamako

life in a budding West African metropolis

República de Bananas

Blog sobre Historia del África Negra y diario de viaje

Aprender sobre África

Blog sobre Historia del África Negra y diario de viaje

Por fin en África

Blog sobre Historia del África Negra y diario de viaje

Afriteca: la biblioteca de África

Blog sobre Historia del África Negra y diario de viaje

Srkurtz Face & Body Health

Blog sobre Historia del África Negra y diario de viaje

EL ARMARIO DE YAÏVI

Blog sobre Historia del África Negra y diario de viaje

"Amplio mundo mi ciudad"

Blog sobre Historia del África Negra y diario de viaje

A %d blogueros les gusta esto: