CdC (2): Los preparativos

Los pasos que se siguen hasta tomar el avión son a menudo los que ayudan a despejar las dudas, como un susurro al oído que anuncia que el momento se acerca, que va haciéndose realidad. Los preparativos son tediosos, molestos y caros, pero le sirven a uno para cerciorarse de lo que está viviendo, para asimilar que el viaje es de verdad y que el sueño dejó de serlo hace tiempo.

Todo empezó en el mes de diciembre, sabía que Amédé y yo iríamos a Senegal en verano. El principal motivo era visitar a su familia. Él tiene hijos allí y una familia enorme a la que no ve desde hace casi dos años. Bueno, esto lo tengo que matizar. No los ve en persona pero sí lo hace a través de internet. Porque, aunque los estereotipos sobre África nos hagan pensar lo contrario, allí también utilizan Skype.

Sabíamos que el viaje lo haríamos en verano, aunque no habíamos ni comprado el billete ni fijado las fechas.

Lo primero que tenía que hacer era conseguir mi pasaporte. Este fue, quizás, el proceso más sencillo de todos. Pedí día y hora a través de internet. Cuando llegó el día, en cuestión de 20 minutos, y tras abonar unos 25 €, ya tenía mi pasaporte. La verdad es que tuve suerte al hacerlo en diciembre: para poder pedir el visado de Senegal el pasaporte debe tener mínimo seis meses de antigüedad. ¡Por los pelos!

La mujer que me atendió al darme el pasaporte fue la primera en hacerme la pregunta del millón, la que me hace todo el mundo:

–          ¿Senegal? ¿A qué vas allí? ¿a ayudar?

–          No, no. Yo…estudio historia de África y me voy con un amigo…de vacaciones.

La verdad es que la pregunta es recurrente, forma parte de los estereotipos sobre el continente. Blanc bo busca negre pobre, que diría Gustau Nerín. No, no es mi caso. No voy a África a ayudar a nadie. Voy allí a conocer a la familia de Amédé, a pasar unas semanas y a aprender todo lo posible sobre su cultura y su historia. Ellos son quienes me acogerán, así que supongo que serán ellos quienes me ayuden a mí.

Con el pasaporte en la mano el siguiente paso era la compra de los billetes. Queríamos hacerlo pronto para encontrar precios más baratos. Pero tuvimos que esperar.

Al poco de haber obtenido mi pasaporte, Amédé recibió una llamada desde Senegal. El motivo era una noticia muy importante: la celebración de la circuncisión. Se trata de un período de formación tradicional en el que antiguamente se simbolizaba el paso a la edad adulta. Hoy en día, sin embargo, son multitud de generaciones o grupos de edad los que toman parte en la iniciación: desde niños hasta personas de más de treinta años. Amédé lo definió así: “Es un aprendizaje, como una escuela donde los iniciados serán sometidos a las pruebas de la vida, donde se les preparaba para superarlas”. Los iniciados entran en el bosque sagrado para seguir esta formación tradicional. Lo que antes duraba dos, tres o incluso cuatro meses ahora se realiza en un mes y medio.

La madre de Amédé está casada con un hombre bainuk y vive en un pueblo llamado Djinboker, a poca distancia de Ziguinchor. La última vez que se celebró la iniciación fue en 1976, por lo tanto, todos los hombres que nacieron a partir de esa fecha tendrán que ser ahora iniciados, incluyendo varios hermanos de Amédé, que como primogénito tiene el deber de estar presente en las celebraciones.

Todo esto quiere decir una cosa: ¡voy a presenciar algo que no ocurría desde hace 38 años! ¿Hace falta decir que soy tremendamente afortunado?

El punto rojo indica la localización aproximada de Djibonker

El punto rojo indica la localización aproximada de Djibonker

Tuvimos que esperar a que le dijeran a Amédé qué días empezaría las celebraciones para así planear el vuelo. Cuando supimos que serían entre el 10 y el 20 de junio nos pusimos manos a la obra. Elegimos los billetes (8 de julio-20 de agosto) de tal manera que pudiéramos coger el barco que desciende dos veces por semana hasta Ziguinchor, la “capital” de Casamance.

El martes 8 de julio cogeremos el avión hacia Dakar y el 20 de agosto yo volveré sólo a Barcelona. Un mes y medio. No está nada mal.  Me hubiera quedado más tiempo, pero el 1 de septiembre tengo que entregar mi tesina del máster y necesito unos días para poder darle los últimos retoques y asegurar la entrega.

Con la compra de los billetes el viaje se hizo definitivamente realidad. Ya estaba hecho. Mi siguiente paso fue vacunarme (me aconsejaron hacerlo un mes antes de viajar). Pedí hora en la Unidad de Servicio al Viajero del Hospital de Bellvitge. Mientras estaba en la sala de espera me dieron un formulario/encuesta para rellenar. En ella había preguntas curiosas como por ejemplo:

–          ¿Cree usted que será mordido por un mono o un murciélago?

A lo que contesté:

–          No lo sé.

¿Qué clase de pregunta es esa? Yo que sé si me morderá un mono, un murciélago o un unicornio. Supongo que la pregunta pretende interrogar sobre si viajas a zonas en las que quepa la posibilidad de ser mordido. Pero vaya, la ambigüedad da risa.

Cuando me llamaron, una doctora, escoltada por dos jóvenes estudiantes en prácticas que no dejaban de cuchichear, me preguntó a dónde voy a viajar, con quién, dónde me hospedaré, y ese tipo de cosas. Me dio algunos consejos como el de beber sólo agua embotellada, me preguntó si tengo alguna alergia y me dijo las vacunas que debía ponerme. En mí caso fueron tres: fiebre amarilla, tifus y meningitis. Me recetó también pastillas para la malaria y otras para la diarrea. Cuando salía del despacho pregunté:

–          ¿Ahora tengo que pedir hora para que me vacunen?

–          No, no. Te las ponemos ahora mismo, para que no te escapes- respondió la Doctora Sarcasmo.

Así que volví a la sala de espera y, evidentemente, hice lo que todo el mundo hace en ese lugar: esperar.

Me llamaron a los diez minutos y otra doctora fue la encargada de vacunarme. Tres pinchazos en el mismo punto. Para mi sorpresa fue algo totalmente indoloro. Me dieron el carnet de vacunación internacional y me fui de allí.

Mi carnet de vacunación internacional

Mi carnet de vacunación internacional

El último escollo que quedaba era solicitar el visado para Senegal. Es algo que puede hacerse online. Tras rellenar mis datos y poner al padre de Amédé, residente en Ziguinchor, como mi contacto en Senegal ya tuve mi visado. Bueno, realmente todavía no lo tengo. Debo recogerlo en el aeropuerto de Dakar el mismo día de mi llegada. En definitiva, el proceso de obtener el visado fue bastante sencillo. En 15 minutos, después de rellenar unos cuantos formularios online y de pagar 52 euros, ya había terminado. Puedo estar en Senegal tres meses y tengo prohibido aceptar un trabajo.

Por otra parte, al viaje llevaré un conjunto de accesorios: cámaras, libretas, un netbook, mochila, linterna, tienda de campaña…todo ello me ha costado un buen pellizco pero creo que será una buena inversión. Quiero que de este viaje no sólo queden mis recuerdos, sino que tenga cosas palpables con las que revivir mis días en Casamance.

Unos pocos de mis chismes, algunos todavía con la etiqueta puesta

Unos pocos de mis chismes, algunos todavía con la etiqueta puesta

Quedan sólo dos semanas y los nervios van llegando. Ya me he despedido de la familia. Todos están muy emocionados con mi viaje y la verdad es que sentí que valoraban mucho lo que les expliqué sobre Casamance. Les agradezco a todos la ayuda que me han dado, de una forma u otra. Especialmente a mis abuelos, que además de su cariño me han dado algo que me hará disfrutar más del viaje. Mi abuelo siempre ha sido un aventurero romántico, así que tener a un nieto en África seguro que le emociona tanto como a mí.

La semana que viene será el turno de los amigos y en los instantes antes de partir tendré que decir hasta pronto a mis padres, mi hermano y mi novia. Es ella la que peor llevará mi ausencia aunque también es la primera que me animó a emprender esta aventura. ¡Laura, perdóname por irme todo el verano! Prometo que te lo compensaré. Y ¿quién sabe? ¡Tal vez en el próximo viaje puedas acompañarme! Estaré de vuelta en un abrir y cerrar de ojos. Al fin y al cabo, sólo es un mes y medio.

Los días pasan, voy aprendiendo diola y África se acerca. Si antes estaba a la vuelta de la esquina, ahora estoy a punto de toparme con ella.

E.

Anuncios

4 comentarios

  1. Recorda buidar el disc dur, perquè et farà falta per emmagatzemar la multitud de sensacions, vivències, olors i colors que gaudiràs en tot aquest viatge. Molta sort.

    1. I tant! Això faré. Moltes gràcies, Xavi.

  2. Tu tía también es una aventurera romántica que acaba de emocionarse al leer tus palabras.
    Me encanta lo de “la pregunta del millón”, lo de ir a “ayudar” , a mí también me pasó en Centroamérica, cuando simplemente fui a mezclarme, a entender, como mucho a colaborar en caso de que me invitaran a hacerlo.
    Creo que nunca te lo he dicho pero, además de estar orgullosa de tener como sobrino a un bellísima persona, te quiero.
    Carmen.

    1. Muchas gracias, Carmen. La verdad es que tu paso por Centroamérica fue más “valiente” que lo mío, que voy acompañado. Seguro que es algo que se lleva en la sangre ;). Un abrazo muy fuerte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

windumanothsite.wordpress.com/

Revista de Género Fantástico

Crossroads

Investigating the unexplored side of multilingualism in Casamance

Postgrads from the Edge

Opinions, about Africa, from Edinburgh

TRIP DOWN MEMORY LANE

Blog sobre Historia del África Negra y diario de viaje

QUAND LE VILLAGE SE REVEILLE

"Quand le village se réveille" est un projet de collecte et de diffusion de traditions et de la culture malienne à travers des images, des audios, des vidéos, et textes et des témoignages des sages: la culture malienne à la portée de tous à travers les TIC.

BodhiRoots

articulando el porvenir en base al pasado

Huellas de Kuma

Blog sobre Historia del África Negra y diario de viaje

Los conflictos silenciados de África

Blog sobre Historia del África Negra y diario de viaje

LitERaFRicAs

Simplemente literatura

wirriyamu

Prêts pour la révolution, la lutte continue!

África no es un país

Blog sobre Historia del África Negra y diario de viaje

Bridges from Bamako

life in a budding West African metropolis

República de Bananas

Blog sobre Historia del África Negra y diario de viaje

Aprender sobre África

Blog sobre Historia del África Negra y diario de viaje

Por fin en África

Blog sobre Historia del África Negra y diario de viaje

Afriteca: la biblioteca de África

Blog sobre Historia del África Negra y diario de viaje

Srkurtz Face & Body Health

Blog sobre Historia del África Negra y diario de viaje

EL ARMARIO DE YAÏVI

Blog sobre Historia del África Negra y diario de viaje

"Amplio mundo mi ciudad"

Blog sobre Historia del África Negra y diario de viaje

A %d blogueros les gusta esto: